Bañuelos de Bureba: Un museo pionero como proyecto


Bañuelos de Bureba es una pequeña localidad típicamente agrícola que, con apenas 32  habitantes censados, está empezando a destacar porque en sus viejas escuelas se abrirá un museo pedagógico pionero en la región. Este centro pondrá en valor la innovadora técnica educativa Freinet que trajo al pueblo en los años 30 el maestro catalán Antoni Benaiges y que consistía en una imprenta para escolares.

El proyecto lo promueve la Asociación Escuela Benaiges Bañuelos de Bureba, recientemente creada y presidida por el propio alcalde del pueblo, Jesús María Viadas, que hace una gran apuesta personal por la iniciativa.


A día de hoy, el colectivo cuenta con algo más de sesenta socios y en esta primera etapa está centrando sus esfuerzos en buscar el apoyos de distintas entidades.Su presidente y  alcalde está en conversaciones con la Universidad de Burgos para que estudiantes de la Universidad Politécnica realicen, de forma altruista y por la vía de la colaboración, el proyecto de rehabilitación de las viejas escuelas para su transformación en museo.


El Ayuntamiento ya ha puesto su granito de arena y de hecho, ha dedicado la mitad del capítulo presupuestario de inversiones reales de este año al arreglo del tejado de las viejas escuelas. Tras esta reforma, el objetivo es mejorar el interior del inmueble para poder darle el nuevo uso pero respetando su esencia. Dentro del edificio  se conservan varias mesas escolares de la época, el encerado y la caja de tipos original de la imprenta. Recientemente, se ha conseguido traer desde Méjico una imprenta similar a la que utilizaban los niños de Bañuelos hace ochenta años y se pretende exponer y usar en la localidad burebana. El reto es llegar a imprimir el primero de los catorce cuadernos que hicieron aquellos niños del pueblo y que se titulaba Briviesca.


Actualmente, esa publicación está desaparecida pero se encuentra recopilada en los cuadernos siguientes que están en poder de los sobrinos de Benaiges residentes en la localidad catalana de Mont Roig. En esos trece cuadernos, los escolares de Bañuelos retrataban fielmente la vida del pueblo en los años 30 vista con ojos de niño: el horno, las tabernas, el médico, la vigilancia de la Guardia Civil y las ausencias a la escuela para trabajar para la familia. «En este pueblo hay dos tabernas. La una es también es también estanco. Venden vino y aguardiente, moscatel, aceitunas y cacahuetes. Por la mañana los hombres van a beber aguardiente. Algunos se están allí casi todo el día. Los domingos hay más gente porque van los mozos. Juegan a la baraja y los que pierden pagan el porrón de vino o las copitas», se relata en uno de ellos.


A través de la imprenta, el maestro catalán Antoni Benaiges, cuyos restos se hallan en la fosa común de La Pedraja, convirtió a sus alumnos de Bañuelos de Bureba en pequeños cronistas entre los años 1934 y 1936. En 2010, el rescate de la figura del docente recibió un gran impulso mediante el proyecto de Sergi Bernal de fotografiar la exhumación de una fosa común en La Pedraja.

Nuevo blog. La Asociación Escuela Benaiges Bañuelos de Bureba acaba de estrenarun blog en internet donde explica sus fines y pide colaboración. «Queremos restaurar la antigua escuela de Bañuelos de Bureba en Burgos y crear en ella un Museo-Taller Pedagógico de las Técnicas Freinet. Que se convierta en un lugar de encuentro en torno a un tipo de educación que respete profundamente a los niños y niñas y un espacio en memoria y homenaje a Antonio Benaiges, maestro de Bañuelos, asesinado en 1936 por la represión fascista», se afirma en la plataforma web.

Jesús María Viadas | Alcalde La Corporación ha destinado la mitad del capítulo presupuestario de inversiones reales de este año del Ayuntamiento al arreglo del tejado de las viejas escuelas para su transformación en museo. DB

Historia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *