La Escuela recuperada y abierta


Mi fachada soporta con dignidad y sin reparación alguna la prolongada exposición a las inclemencias del tiempo. Hasta hace poco una colonia de hongos devoraba mi techumbre y mis paredes. La humedad de la que se alimentaban atacaba mis cimientos generando una panza en suelos y techos que me ha combado y deformado. Estoy encorvada y maltrecha pero aquí continúo herida de soledades e imperfecta. Sin embargo, en los últimos meses he sufrido transformaciones vitales que han evitado mi derrumbe. La financiación de estos logros ha corrido a cargo del Ayuntamiento del pueblo que vio levantar mis cimientos. Muy de continuo un puñado de hombres y mujeres han acometido las intervenciones básicas necesarias para mantenerme en pie. Me consta que no han escatimado ni en esfuerzos ni en ilusión pese a la dureza del trabajo. Los techos ya no se caerán, ni las paredes cederán, pues han erradicado la peligrosidad que antes existía para acceder a mi carcasa.


     Yo dormía con las puertas y las ventanas cerradas desde hacía décadas pero durante este tiempo en el que he permanecido destripada, deforme y destartalada he recibido numerosas visitas de desconocidos. Mi lamentable estado no ha obstaculizado su recorrido por mis entresijos. Han venido a rendir homenaje a un  maestro catalán que vivió y ejerció su profesión entre mis muros.  Llegó en 1934 resuelto y decidido a poner en práctica la novedosa técnica Freinet. Sus canturreos aún reverberan en el palomar. Doy fe de que era un hombre alegre, un hombre feliz. A veces me pregunto si los curiosos visitantes los perciben con la misma nitidez con que me llegan a mí. Todos me han fotografiado en tan lamentable estado. Todos han acariciado los abandonados pupitres y las tachuelas de mi puerta. La aspereza de la herrumbre de mi cerradura les ha raspado la yema de los dedos.   
    

Ahora está próxima mi apertura. En abril alguien hará girar una llave para que vuelvan a entrar  el rumor de voces, los canturreos y los textos.
  Cuando pises mi suelo no esperes encontrarme completamente rehabilitada, no te llames a engaño, porque pisarás tierra y percibirás grietas, y ladrillo y paredes desconchadas, pero me encontrarás con la puerta abierta de par en par a la espera de mi rehabilitación definitiva.

GRACIAS EN NOMBRE DE LA ASOCIACIÓN ESCUELA BENAIGES DE BAÑUELOS DE BUREBA A TODOS CUANTOS HAN COLABORADO EN ESTAS TAREAS INICIALES DE REPARACIÓN QUE PERMITIRÁN A PARTIR DE AHORA DISFRUTAR DE MAYOR SEGURIDAD EN LA ESCUELA. AHÍ VAN SUS NOMBRES: JESÚS, VITOR, BIBIANA, JAVIER, ASCENSIÓN, TEODORO, REYES, FERMÍN, CARMEN Y RAÚL.

TAREAS REALIZADAS:
· RETEJADO Y ADECENTAMIENTO DEL PALOMAR
· REPARACIÓN DE GOTERAS; APERTURA DE CLARABOYAS
· REPARACIÓN DE GRIETAS Y OQUEDADES DE LAS PAREDES Y SUELO DE LA   PRIMERA PLANTA
· PINTURA DEL AULA
· LIJADO Y TRATAMIENTO ANTI CARCOMA DE VIGAS, VENTANAS Y ELEMENTOS DE MADERA EN GENERAL
· REPOSICIÓN DE CRISTALES DE LAS VENTANAS DEL AULA
· PULIDO Y LIMPIEZA DEL SUELO DE MADERA
· ELIMINACIÓN DE MUROS EN LA PLANTA BAJA
· LABORES DE DESCOMBRADO Y ALLANAMIENTO DEL SUELO DE TIERRA
· ALUMBRADO BÁSICO

Reparación de oquedad en el suelo de la primera planta
Escuela Benaiges
Eliminación de muros en la primera planta
Escuela Benaiges

publicacionesRecuperación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *