Poesía para la escuela.


Recibir nuevos socios siempre es un placer. Nos acompañan en el camino y en la ilusión y nos traen regalos como estos preciosos textos. 

La escuela y el maestro continúan inspirando a los corazones llenos de sensibilidad. 

Bienvenidos Juan Carlos Gallego y Jose Eduardo Gimeno García.  Llegáis y nos llenáis de poesía y nueva luz.

Audio de Juan Carlos Gallego.
» Diario de un alumno con alas»

 

 

DIARIO DE UN ALUMNO CON ALAS

12  de septiembre 1946

Mis padres me han prometido viajar hasta el mar cuando cumpla los quince, que será dentro de quince días. Pero eso me da miedo. Me asusta mucho porque no quiero que nos pase algo malo a causa de querer realizar tal viaje; miedo porque se repita aquella y tantas otras tragedias que bastantes pesadillas nos han causado. Porque hasta que no nos marchemos de este lugar no sentiremos el alivio de estar lejos, lejos de los que nos causa miedo. Cada día esas miradas juiciosas que nos vigilan y todas las estúpidas sospechas que se ciernen sobre nosotros están haciendo que nuestras vidas sean cada vez más un verdadero suplicio. El hambre nos pesa menos. Mi padre sueña con llevarnos a vivir a Francia, mi madre con que yo estudie en un buen instituto, lejos de dogmas y supersticiones.
15 de septiembreNecesito contarte todo esto, amigo Antoni: En estos últimos años he descubierto que hay recuerdos que duelen, y que pueden estar siempre presentes si uno lo quiere. Dentro de mí viven unos cuantos que controlan mis sueños futuros, mis anhelos. Los primeros años de mi infancia fueron muy agridulces, como ya sabes profesor, porque en la escuela me fue muy bien, hasta me encantaba ir, pero todo terminó siendo algo muy feo. Después siguieron más acontecimientos, pero entre tanta negra memoria hay un recuerdo luminoso, profesor.  Me refiero a ti, a esa persona que vino de una tierra más azul y más húmeda. Te cuento esto porque  me enseñaste cosas que por aquí nadie llega a aprender. Mis padres estaban muy  contentos contigo porque me hiciste amar la lectura y la pasión de escribir. Cómo me gustaría que pudieras leer lo que ahora escribo porque mis palabras son para agradecerle todo lo que recibí de tus amorosos actos, por la preocupación y paciencia que demostraste hacia mí y hacia mis padres. Porque fuiste amigo además de maestro.  Cada día soporto menos vivir aquí y no quiero agobiar a mis padres con estos asuntos, que bastante tienen ellos con llevar la casa adelante, cuidarme y ahorrar para mis estudios.Qué nítidos son mis recuerdos de aquellos años en que fuiste profesor en el pueblo, qué amplios se veían los horizontes gracias a tu estancia aquí. Fue poco el tiempo que le aportaste luz a esta escuela pero para mí lo bastante intenso como para recordarlo toda la vida.
17 de septiembre

Quería contarte que hace unos meses emergí de un mutismo selectivo, así dijeron que se llamaba. Comentaban mis padres que fue a causa de un dolor del alma. Me dio por callar; leer y callar, como me aconsejaste, y leí. Eran libros que llegaban a casa de forma misteriosa, clandestina. Mi madre se preocupó mucho por lo que me pasaba pero cuando vio que leer me hacía tanto bien se tranquilizó. Perdió al bebé que traía en su vientre el verano de tu “desaparición”, yo aún tenía cinco años cuando ocurrió. Me hubiera gustado crecer y verlo todo como lo veo ahora, la impaciencia por crecer me ahogaba y ahora me ahoga el querer salir de este lugar.


19 de septiembre

Hoy estoy mejor que otros días, maestro. Cada vez que siento necesidad de escribir y contar vienes a mi memoria, porque me contagiaste el afán de comunicar. Algún día leerán mis palabras escritas en este cuadernillo. Algún día llegará a alguien lo que cuento.En clase siempre fui el más aplicado, y mi padre presume de eso con los más allegados. Cuando sea mayor voy a ser escritor. Mi padre me dice que me lo piense bien. Ya empezó a dejarme trabajar en la huerta cuando él no encuentra tiempo, y eso lo aprendí de ti, profesor, pero también mi padre puso mucho interés en que yo empezara a colaborar en las tareas comunes. Hay temporadas en que compartimos algunas horas entre las siembras y las recolectas de nuestra huerta, que no sólo es nuestra, mi tío Virgilio tiene allí unos metros de tierra, pero con él coincido menos. Además no me fio, es muy amigo del señor cura. Ante él no puedo comportarme como soy.Mi padre, al terminar la faena en la tierra, se sienta a veces y mira a un punto fijo, como pensando en cosas que yo no debo saber todavía; se queda como tonto y no me gusta interrumpirle por si le da un aire del susto.


20 de septiembre

Hoy hemos leído juntos, como siempre a escondidas, mis padres y yo. A mí me dio por escribir estas palabras. Faltan siente días para celebrar mi cumpleaños y ya siento nervios por lo que pueda suceder.¿Podremos viajar? Mi padre lo dice con seguridad y no es que desconfíe de él pero…La gente se hace preguntas sobre nosotros, les parecemos raros, lo veo cuando mi madre se cruza con alguno de los vecinos del pueblo. Ella se queja diciendo que qué afición es esa de meterse en la vida de los demás. Tiene que mentir piadosamente para disuadir la atención de la gente. Otra cosa, no tengo amigos en este lugar desde que dejé de ir a la escuela. Desde el día de tu desaparición, profesor, mis padres te tomaron el relevo. Te imitan muy bien.  

27 de septiembre

Hoy, el día de mi quinceavo cumpleaños, el más triste de mi vida por lo acontecido cuando nos disponíamos a salir de casa para montar en el ómnibus, dirección Mont-roig, donde se encuentra el mar de los pequeños visionarios. Tu mar, profesor.Dos hombres se han llevado a mi padre no se sabe dónde, ha desaparecido ante mi mirada, y a mi madre la han forcejeado y tirado sobre la cama y le han roto las ropas con violencia. Quedo viviendo con mi tío, escondido, escribiendo con dolor estas las palabras, aterrorizado. No sé si volverá mi madre ni lo que sucede con mi padre. Mi tío habla de un auxilio social para mí, tampoco sé bien qué es eso. No quiero preguntar, prefiero esperar a que suceda algo mañana, algo esperanzador. Se me ha cerrado la garganta, hay un nudo en ella que no deja volar las palabras. Tengo un agujero en el estómago que me está encogiendo. Maestro Antonio, no conoceré el mar porque el mar lo llevo dentro.

 José Eduardo Gimeno García 

«Era el encerado ni negro ni verde,
tenía un tono penetrante que estaba marcado por los restos de una vida de líneas de tiza trazadas,
consoladas de resultados matemáticos,cruces de letras para fechas, palabras garabateadas por manos sugerentesEra una pizarra sin líneas rectas,
sin aristas agresivas de triunfo,
su estrategia era la de la suavidad de sus bordes redondeados,
un lugar fértil al que mirar sin miedo,
cayado de mente abierta.
Paseé mis dedos varias veces por ella,
suavemente,
con la locura de quien ve lo que otros enmudecen,
olía a mar,
pero a mar cercano,
a ese salitre que te sumerge en lo primordial.Olas de tizas surcando abismos infernales que llegarían,
y en esa oscuridad,
en esa negrura estaba el crisol,
la esperanza de la luz,
esa luz infinita que crea mundos en la intimidad del pensamiento.
Ese palpitar de la esquina izquierda en la que se puso la fecha cada mañana,
ese notar los números cargar el saludo de etapas vitales,
esa maravilla de aprender y de saberse parte de una comunidad,
ese sabor dulce del centro del encerado, donde apenas se había paseado la tiza,
expectante,
senda y camino de desfiles de ideas tribales,
teniendo como tribu al mundo entero.
Y ese susurro ululante del árbol de la plaza visto desde la pequeña ventana…
….la emoción de estar en un centro de luz,
mirarme las manos y no ver otra cosa que polvo de plata,
los ecos de una Luna esquiva entre la esperanza de que nada muere,
todo existe para ser acunado nuevamente,
mientras la barca celeste nos lleva por el mar de las emociones,
los deseos y los sueños.

Sí en ese encerado ni negro ni verde se hallaban todos los colores del universo,
jugando entre las olas de un mar sonriente.
UBUNTU».

HistoriaRecuperación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *