D. Pedro un maestro rural por Francisco Cabrera Cobos


Siguiendo con la serie iniciada con los ganadores del III Concurso de Cuentos de la asociación, continuamos con otros dos de los trabajos que se presentaron al concurso:

Título: D. Pedro un maestro rural
Autor: Francisco Cabrera Cobos

Don Pedro, un maestro rural

Ahora, sentado en un banco de la plaza del pueblo y tomando este esplendido sol de junio, veo pasar a los niños que acompañados de sus madres se dirigen al colegio, y se me viene a la mente cuando antaño yo, siendo un niño, recorría más de cuatro kilóme­tros todos los días para asistir a la escuela. Hiciese frío o calor, siempre, por un camino solitario lleno de barro o de polvo, dependiendo de la época del año, recorría esa distan­cia por duplicado, y jamás mis padres escucharon la más mínima queja de mí. Me encan­taba ir a la escuela y disfrutaba todos los días con las enseñanzas de don Pedro, mi ma­estro.

Vivían mis padres en un caserío alejado del pueblo y allí cuidaban el ganado y las tierras de don Ambrosio. Siempre con olor a excrementos y pasando todo tipo de mise­rias. Mis amados padres no sabían leer ni escribir y siempre que recibían alguna carta tenían que acudir a que don Pedro se la leyese y le explicase su contenido. Así como a confeccionarle un escrito de cualquier tipo, y os puedo asegurar que tenía don Pedro la más bella letra que yo he visto jamás, e incluso antes con las máquinas de escribir, y hoy con los ordanadores, me sigue gustando más la caligrafía tan bella, perfecta y cuidada de don Pedro. ¡Aún conservo algún que otro escrito de él!

No deseaban mis padres que su hijo viviese de la misma forma que ellos, y prefe­rían que yo aprendiese a leer y a escribir, y más tarde cuando fuese mayor poder trabajar y vivir en el pueblo con las demás personas, y así poder disfrutar de todos aquellos place­res que ellos en su apartado lugar no disfrutaban jamás.
Me encantaba la Gramática y las Matemáticas y el maestro nos decía que teníamos que aprenderlas bien porque sería lo que más utilizaríamos en nuestra vida cotidiana.

Don Pedro era un buen maestro, que le encantaba enseñar; un profesor que no era defensor del famoso dicho: “la letra con la sangre entra”.

– ¡Menudo dislate! ¿A quién se le pudo ocurrir? Todo embuste repetido miles de veces se transforma en verdad para la mayoría de los ciudadanos. – Decía don Pedro cada vez que escuchaba la pésima frase. No castigaba jamás a ninguno de sus alumnos, solo se conformaba con echarnos alguna reprimenda y hacernos prometer que ya no lo haríamos más. Y siempre acababa diciéndonos: “Sabed que cumplir la palabra dada es lo que más honra a una persona.”

Más de un padre le decía al maestro que si su hijo se portaba mal tenía permiso para castigarle con el palo, y don Pedro siempre le respondía que en su escuela, mientras él estuviese, no se usaba la férula ni ningún otro tipo de tortura. “Hay que educar con el amor no con el dolor”. Era la frase predilecta del maestro.

– El saber enseñar -nos decía siempre don Pedro- es el arte de transmitir a los demás el deseo de conocer la utilidad de cada cosa.

Era don Pedro, rechoncho, con principio de calvicie, y un buen mostacho con el que aparentaba ser más fiero de lo que en realidad era. A igual que el poeta Machado estilaba don Pedro un pobre desaliño indumentario, cosa muy habitual en cualquier ma­estro de la España rural. El sueldo de don Pedro no daba para grandes desembolsos y si vivía algo mejor era gracia a la generosidad de sus vecinos que siempre contribuían con longanizas, frutas y verduras, cada uno en la medida que le era posible; y las mujeres les confeccionaban o reparaban la pobre vestimenta que don Pedro poseía. También, es ver­dad, que el maestro llegado el tiempo de la cosecha jamás se privó de ayudar a las familias más necesitadas a recoger sus frutas, segar sus trigos o cualquier otra ayuda que le solicitasen.
Algo menos de treinta niños, de diferentes edades, asistíamos la escuela y a todos nos transmitía el maestro su amor al saber, a
conocer la naturaleza, a respetarla y a sacar provecho de todo aquello que ella generosamente nos ofrecía. Él decía que solo puede respetar la naturaleza aquel que la conoce de verdad. Todos los meses aprove­chaba un día, Don Pedro para salir al campo con sus alumnos y nos iba mostrando las plantas, los insectos, las setas, los árboles, los pájaros, los minerales, y allí sobre el terre­no mantenía animadas conversaciones con nosotros para explicarnos el porqué y el para qué Dios había colocado cada cosa en la naturaleza.

– Todo tiene su utilidad, todo cumple alguna función en este mundo.
– No se can­saba de decirnos una y otra vez nuestro apreciado maestro.

Era, don Pedro, muy partidario de las redacciones porque para él era una muy buena forma de que los niños aprendiésemos a escribir correctamente: sin faltas ortográficas. Y aprovechaba las salidas al campo para que les explicásemos en el papel lo que habíamos visto y lo que habíamos aprendido. También tenía el buen maestro en la escue­la una pequeña librería donde sus alumnos podíamos tomar el libro que más nos gustase, y podíamos llevárnoslo a casa para leerlo e ir habituándonos a la lectura. Jamás, que yo sepa, se perdió ningún libro y se asombraba el maestro de cómo los libros después de pasar por tantas manos de niños se conservaban en tan buen estado. Todos sus niños aprendimos el valor de un libro, y a comprender que había que cuidarlos porque detrás de nosotros vendrían otros niños que también lo iban a necesitar.

Seguía el maestro la costumbre instaurada en todos los pueblos españoles de ir por las tardes a la taberna del pueblo y allí en tertulia con los vecinos intentaba, consi­guiéndolo en menor o mayor medida, según el interlocutor, inculcar sus ideas y su forma de ver la vida. Con esto consiguió que incluso aquellos vecinos que no eran partidarios de sus pensamientos lo llegasen a respetar y a querer.

El día que después de más de veinte años el maestro abandonó el pueblo no hubo ni un solo vecino que no saliese a despedirlo, y todos lamentaron su pérdida.

ConcursoseventosHistoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *