La Asociación, presente en las Jornadas El Maquis de la Gavilla Verde


Crónica de Enric Aragonès Jové


Los días 2, 3 y 4 de octubre, Enric Aragonès Jové, miembro de la Asociación Escuela Benaiges y familiar del maestro Antoni Benaiges, presentó nuestro proyecto en las Jornadas El Maquis organizadas por la Gavilla Verde, en Santa Cruz de Moya (Cuenca).

 

Pasan ya cuarenta minutos de la medianoche y no tenemos ningún móvil con batería. No conocemos Santa Cruz de Moya, y no estamos seguros de cuando vamos a llegar, ni si aún no estarán esperando. Las pronunciadas curvas en esta carretera con pendiente y a oscuras no acaban nunca, y nos obligan a ir lentos.Pero no hay de qué preocuparse. Cuando llegamos al pueblo, vemos bastante movimiento. Parece que las primeras actividades de las Jornadas El Maquis se alargan en el bar unas horas más. Miguel, de La Gavilla Verde, nos recibe con los brazos abiertos y nos presenta a compañeros y compañeras.Antes de meternos en la cama, compartimos unos gintonics con los presentes y dos elementos me llaman la atención. En primer lugar, se escucha catalán por todas partes, a pesar de estar en plena Serranía de Cuenca. Parece que la sed de memoria ha arrastrado a mucha gente de Catalunya y País Valencià a la zona, y que los oídos de los locales se han acostumbrado muy bien.La segunda sorpresa es que solo llegar ya recibimos las primeras felicitaciones por el documental El Retratista.

Se ha proyectado solo unas horas antes, sin presentación previa, y esto ha augmentado la expectación por la charla en la que tengo participar al día siguiente. El interés de todo el mundo me alegra, y a la vez me hace pensar que tendría que repasar las notas que he tomado para prepararme.

Al día siguiente por la mañana, la lluvia es tímida y nos permite una pequeña excursión por los alrededores el del pueblo. Huertas, ríos, simas y puentes rodean este pequeña aldea de 263 habitantes (ocho veces Bañuelos). Seguimos con la presentación de las Brigadas Intergeneracionales, un proyecto musical muy interesante.

Por la tarde, llega el momento de compartir con el resto de presentes nuestras experiencias. Me preceden dospropuestas para hablar de la Guerra Civil y del Maquis en el aula, des de Cuenca y el País Valencià, respectivamente.La mesa es sobre educación y memoria histórica, y mi presentación empieza con la proyección de una foto de la fosa de la Pedraja, del 28 de septiembre: PASAMOS Y PASAREMOS. Silencio en sala. Queda justificada la necesidad de traer la memoria y la historia a las aulas.A partir de aquí, desgrano la historia del maestro Antoni Benaiges, a partir del hilo del que tiró Sergi Bernal en 2010 y con la visión particular de la família del maestro. Las imágenes proyectadas se vuelven de color cuando empiezo a hablar de la Asociación Escuela Benaiges, de nuestras jornadas, del proyecto de museización de la escuela. Como siempre me gusta decir, de nuestro trabajo por una educación con memoria, y por una memoria histórica siempre educativa.La última imagen que proyecto es tambien de la fosa, pero de abril de 2015, con nuestras manos unidas en el abrazo colectivo con el que cerramos las Jornadas Escuela Benaiges. Puedo ver lágrimas entre el público des del escenario.Al terminar, los libros y DVD que he podido traer no son suficientes para la inmensa cantidad de gente que se acerca a comprar, a felicitar o a interesarse aún más por nuestra historia y nuestro proyecto. Se plantean nuevos pases del documental, ¡e incluso firmo algún autógrafo! Aunque hace muchos meses que esta película vió la luz, me doy cuenta que aún tiene cuerda para seguir emocionando y arrastrando mucha más gente cada vez que unos ojos nuevos descubren la historia.

Las ponencias y actividades siguen, se hablas de maquis y de Pedro Peinado (fundador de la Gavilla Verde fallecido este año). La mañana del domingo se ocupa con un largo y sentido homenaje en el Monumento al Guerrillero que se encuentra en las afueras.Después de esto, a la vuelta, me permito reflexionar sobre lo que he vivido este fin de semana. No puedo evitar ver paralelismos entre estas jornadas que hace dieciséis años que llenan Santa Cruz de Moya de gente, y la semilla que plantamos el curso pasado en Bañuelos de Bureba. Con todas la diferencias, hay mucho de qué aprender aquí.La colaboración entre proyectos memorialísticos se nos presenta no solo como útil, sino imprescindible. Es enorme la oportunidad de aprendizaje mútuo de nuestras experiencias, tan diversas y por ello tan interesantes.

Podéis encontrar fotografías de las jornadas aquí: http://www.lagavillaverde.org/Paginas/Jornadas/2015.html

eventospublicaciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *